miércoles, 30 de enero de 2013

Punto Ciego

Punto Ciego
Hay un punto de partida donde reinan los amores,
morada de lo perfecto, terraza de poetas.
Nos sumergimos en epopeyas matizadas de auroras,
primavera de invierno y del otoño su estrella.
Fuimos sol y luna, mar y tierra, fogata a medida y lluvia quimérica.
El sentir no es perpetuo cuando se ensalza o repudia,
el cuerpo se torna frío, opaca la esencia
mientras en un arca acumulamos las culpas.
En turbio océano te pierdes, en olvidos te meces,
las llagas laceran todo rastro de adherencia.
Pero existe un punto ciego donde todo muere,
donde se pierde la importancia de las cosas,
espacio o momento, turno o tregua, 
tal vez sea instrumento, ingenio o metáfora,
lugar adecuado para escondernos de nosotros mismos.
Se extiende el punto ciego donde las lesiones se añejan,
espectro que ensombrece la serenidad.
Se posesiona de las almas, rasga su garfio toda inocencia
aniquila materia, remembranza o aliento,
punto donde no se percibe señal o derrota.
Es un meollo donde el delirio despunta entre silentes verbos,
locura envolvente que arrastra y ata en profundos umbrales,
sombra, infierno invisible o el propio destierro,
siniestro letargo y sin hálito;
precisamente ahí nos contenemos para no razonar.

Poema Punto ciego


Pili González
(Piliveryblue)

2 comentarios:

  1. Hola Pili
    Muy interesante poema, misterio que envuelve sus letras. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Fenomenal este poema. El lenguaje utilizado es de alto nivel. Lo he leído muchas veces porque en la primera no se comprende plenamente el significado. Y me ha encantado vez tras vez. Felicitaciones, PILI!

    ResponderEliminar

Los invito a dejar un comentario, amables lectores.

Blogs de escritores

Blogs de escritores