viernes, 6 de noviembre de 2015

España

La España
de los odios y rencores.
De modelos que se enfrentan
y que llevan a la muerte.

Nuestra historia es sombría.
De gobiernos y de reyes.
De dictaduras impuestas
y de guerras no resueltas.

Los campos que cosechaban
se llenaron de miserias.
Las almas ya no descansan.
Están clamando venganza.

Los atrasos y la cultura,
en un tiempo se impusieron.
Aquellos que ya mandaban
sobre la gente del pueblo.

No sabían ni escribir.
Y a sus trabajos penosos
quisieron ponerles fin
por el camino más cortó.

Las ideas contra el clero.
La ignorancia contra el amo.
La injusticia y el abuso
fue el comienzo del espanto.

Y a la obra se pusieron
Para imponerse a los otros.
Y los listos no cayeron,
fueron cayendo los tontos.

Los cielos se ennegrecieron
de aviones y de fuego.
Las balas se iban cruzando
hasta llegar a los cuerpos

Que de españoles perdimos.
Y no eran todos de un bando.
Se enfrentaron los hermanos
y se marcharon los primos

Los padres fueron muriendo,
las familias estaban rotas.

Las madres lloraban solas
en las tapias y cunetas.

Las fronteras se inundaron
de ciudadanos perdidos
Se agolpaban en veredas
iniciaban su camino.

Cuarenta años duró
la broma de la post-guerra.
El caudillo murió,
y nunca rindió las cuentas.

De aquella España aprendimos
que las guerras no son buenas,
Y del pasado al presente
Libertad que es cosa buena.

Democracia y monarquía
Parlamento y Senado
Partidos mayoritarios
Todos somos soberanos

Tenemos constitución
Y Leyes de convivencia
Partidos que se presentan
Pá que la gente les vote

Los sindicatos defienden
Lo que el trabajo les pide
Los hombres y las mujeres
Ya se afilian libremente

Pero esta España de Ortega
Nunca acaba satisfecha
Se han cansado del sistema
Y quieren cambiar las reglas

Esta España invertebrada
Que ya Ortega anunciaba
El problema era España
Y Europa la que arreglaba

Es verdad que hay culpables
De aprovecharse de ella
No han sabido valorar
Y se han llevados las pelas

Cogidos con el carrito
Ellos dicen que no han sido
que pasaban por allí
sin llenarse los bolsillos

Vinieron a dar servicios
Pero pronto se cansaron
Algunos entraron pobres
Y otros salieron ricos

La ciudadanía esta rota,
desorientada y dispersa
Han salido otros gallos
Para animar la pelea

Que podemos esperar
De aquellos que representan
la voluntad popular
Que la convierten en propia

Nos enfrentamos de nuevo
A situaciones incierta
La derecha y la izquierda
Ya no sabe no contesta

Los jóvenes ya no se sienten
Parte de este sistema
Quieren cambiarlo todo
Porque no tienen respuestas


La emigración ha subido
Nuestras cabezas pensantes
Ofrecen su potencial
Al postor que mejor pague

Que carajo esta pasando
Para no ver lo que pasa
Que se nos cae el sombrao
Y nos quedamos sin nada

Pa que sirven los encuentros
Que nos enseña la tele
Tanta gente reunida
Pa que no sirva de nada

La paciencia se ha acabado
Y la gente ya no aguanta
Lo malo de todo ello
Es que volvamo al pasado

lunes, 10 de agosto de 2015

La verdad del primer día escolar

Antes que nada debo confesar que mi grado de maldad parece estar más elevado que el de muchos. Porque todos los padres que conozco están las dos semanas antes del comienzo escolar con una tristeza profunda, una pena al saber que sus hijos ya no estarán tanto tiempo con ellos, y que personas desconocidas serán quienes los instruyan. Pero yo, al contrario, cuento las horas y los minutos durante esas últimas dos semanas hasta que llegue el gran día. ¿Que porqué?


Uno: porque nadie resiste ver como en siete días se vacían los doscientos dólares que metes de comida en la nevera. Dos: porque ninguna madre soporta escuchar que la llamen ciento cincuenta veces al día, y menos aún si son dos o más niños. Tres: porque los pies ya están como los Picapiedra de tanto ir y venir. Cuatro: porque a la hora de almuerzo tienes que debatir por media hora para llegar a un acuerdo razonable de lo que se comerá. Cinco: porque no puedes echar un rapidito en la mañana con total relajación sin que uno de los niños abarrote la puerta con sus incansables pedidos mañaneros. Seis: porque ya ni recuerdas ponerte el sostén a causa del cansancio tenebroso y cuando sales a la gasolinera te miran extraña (o calzones, si eres hombre). Siete: porque la casa nunca está limpia o al menos ordenada. Y ocho: porque cuando al fin te sientas en el sillón, parece que Dios se divierte al dejar que uno de los niños derrame un vaso entero de jugo por el suelo.


Así que para mí, el primer día de clases representa menos pérdida de cabello, más rendimiento mental, un poco de silencio en la casa cuando tengo migraña, libertad para poder caminar en pelotas por la casa, una nevera que no se empobrece tan de prisa, y mucho, mucho tiempo para escribir, cantar, pintar la casa, mirar la nueva serie de televisión, o sencillamente ir con una sonrisa de oreja a oreja al trabajo, porque fuera de eso la cara larga te define (esto seguramente lo haces en caso de que tu jefe no te haya dado mas vacaciones de las que querías, con tal de que note tu alegría).


Pero esto está hecho de forma planificada, meticulosamente estudiado así, para que a las dos semanas posteriores por la alegría de no tener los niños en casa, sientas que alguien te da un empujón por la espalda y caigas sin el cinturón de seguridad directo hacia al precipicio de una montaña rusa.


Porque luego te fijas en los tapones vehiculares, en las tareas mandadas más para los padres que para los niños, en el mendigo google que te da mil respuestas en vez de una, en las citas esporádicas a la escuela por la pelea de fulanito, en la compra de tenis nuevas por romperlas a mitad de semestre, en otra oleada de materiales, (en los gritos para que se vayan a duchar no, porque eso es siempre) pero sobre todo, porque al caer la noche, te das cuenta que ni siquiera te has bañado, que todos los trastes están aún sucios, y que tu pareja espera acción candente en la cama.


Es ahí, cuando nuevamente imploro por las vacaciones.
La verdad del primer día escolar para muchas madres



© AuraLuna

sábado, 13 de junio de 2015

Todos por un sueño




Todos por un mismo sueño,

un mundo mejor,

empatia, humildad y amor.




No debemos olvidar

dialogar, animar y motivar

las mejores armas para luchar

Todos por un sueño idealista y pleno de amor


Isever

viernes, 24 de abril de 2015

Llegados de otras tierras

Llegados de otras tierras
Huyendo de la miseria
A Europa quieren marchar
Ofreciéndoles sus vidas

Son bandadas de personas
Saltan muros, cruzan mares
Solo quieren alejarse
Hombres, niños y mujeres
Que le ofrecemos nosotros
Los que vivimos sin miedo
Los que vivimos sin hambre

A esta gente sin retorno
El éxodo nos conmueve
Los países se reúnen
Aprueban ponerles puerta
A los deseos del hombre

Las guerras de las que huyen
No acaban, son infinitas
Propiciadas por los mismos
Que controlan a la tierra

El marenostrú acoge
Cuyo peaje se cobra
Durante el año las vidas
De aquellos que van y cruzan

De cementerios marinos
Cuyas aguas son mortajas
De aquellos que un día creyeron
Que al paraíso llegaban

Que vergüenza han de sentir
Los pueblos civilizados
Que disimulan la suerte
De los llamados diablos

Nos creemos lo de aquí
Que todo esto esta lejos
Pero un día al despertarnos
En la puerta los tendremos

La diplomacia maldita
Que no se entera de nada
Que disimula las cosas
De los Gobiernos que abusan

No interesa protestar
Diplomáticos comentan
Que a poco estos le afectan
Para perderse en su letra

Cuanto dinero se pierde
Sin que estos nunca lleguen
A esos lugares del mundo
Para evitar la masacre

Europa va y manifiesta
Con frivolidad candente
A los países que acogen
Que no sean tan rebeldes

Como se nota que a ellos
Este drama no les llega
Si lo tuvieran más cerca
Dispondrían de otras leyes

Esto se debe arreglar
Hablamos de humanidad
De la decencia del mundo
Que nos puede ya quedar







viernes, 20 de septiembre de 2013

La nada

Se esfuma, se difumina en la nada...
¡Si! aún enciende las horas,
que en llamaradas, me rodea...

Pero...
nos esfumamos,
nos difuminamos
nos alejamos...

Y no lo podemos evitar,
es la lógica de la vida,
que forma esta herida.

Es la razón;
sin vendas en el corazón.
Es la verdad;
que nos abofetea sin piedad.

O eres tú;
que recapacita detras de la cortina
de las apariencias.
O soy yo;
que colocó, impedimentos,
a los sentimientos.

No importa que sea,
pero esta haciendo su labor,
en la destrucción del amor....
conformando finalmente;
las realidades, los disfraces,
con máscaras en vívidos enlaces...


La nada, el destino de algunos amores pasionales
Venus Maritza Hernández

Safe creative, derechos reservados

Blogs de escritores

Blogs de escritores